Y pude despertar


Mas nunca deseé que tú volvieras,
 tan triste fue tu osada despedida
que pienso que aprendí más de la vida
la tarde que imploré que me quisieras.

Tal vez sentí el dolor de las esperas
y sé de la nostalgia sin medida,
también de la añoranza desmedida
mas pude al fin contar mis primaveras.

Fue duro el caminar no te lo niego,
las noches de memorias y desvelos
y el eco del insomnio transgrediendo.

Y pude despertar del amor ciego,
al fin supe gozarme en los anhelos
en tanto mi obsesión desvaneciendo.


Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Esperaré

Melodía de otoño cuando llueve el amor

Melodías rimadas.