Traviesa la musa



La musa se inquieta en el álveo cielo,
disfraza su rostro con aura de estrella
y atrapa las sombras remontando el vuelo
con letras del alma que en versos destella.
Se inspira en la noche la amante querella,
de intensos azares, cansancio  y desvelo
no quiere rendirse pues su luz destella,
el crisol preciado del leal anhelo.


Derrama la ilusa sensación de estío
en su fiel romanza y en fugaz quimera,
 en tanto conspira crucial desafío
testigo del alba que impaciente espera.  
Traviesa es la pluma genuina y guerrera
que impregna su gracia venciendo el hastío,
promueve esperanzas cual firme escudera
en el álveo cielo del azul rocío. 







Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre