A mi padre amado

A mi padre amado

Anhelo la mesura de ese abrazo
y el hálito de amor que me supera,
que inspira en el vacío fortaleza
e imprime voluntad en el quebranto....


Dibuja tu mirada alentadora
tan sabia en el virtuoso desafío,
el aura del auténtico cariño
genuino en la confianza que pregona.

Colmado y rebosante de optimismo
alejas los aciagos cautelosos,
de insomnios y nefastos abandonos
y acercas la humildad sin escondrijos.

Mi pluma se deleita peregrina
y cruza el horizonte en su desvelo,
buscando la esperanza en el empeño
que escruta el testimonio de tu vida.

No existe conjeturas ni lamentos
que empañen la mesura y la prudencia,
la clara sensatez y la nobleza
que nacen del intrépido denuedo.

Si acaso la anarquía de mis sueños
se atreven agitando laberintos,
arropas mi quimérico delirio
ungiendo con amor el pensamiento.

Escribe el albedrío de mi ocaso
la espera que alucina mi utopía,
susurran la pasión de tu energía
y el brío de tu ingenio visionario.

Comentarios

  1. Precioso homenaje a la entrañable figura paterna, que se siente hasta el infinito. Gracias Aimée

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

De la mano del tiempo

Quiero escribir tu nombre.

Con tu esencia solidaria

Inquieta musa