Mujer, amiga y hermana

Aquí estoy mi bella amiga
desvelada con la musa,
que revuela siempre ilusa
en el azar que prodiga.
Coquetea con la espiga
del gladiolo en mi ventana
y saborea lozana
la estación que nos inspira,
la ambrosía de la lira
suspirando cotidiana.
 
Pues la comparto sincera
con esta amiga adorada,
dilecta y entusiasmada
con la décima certera.
En otoño o primavera
con la rima gota a gota,
animamos cada nota
a pesar de la inclemencia,
con la diáfana paciencia
y el versar que se alborota.
 
Mujer, amiga y hermana
fiel, ilusa y consejera
eres paciente en la espera
y eres canto en la mañana.
Con la sonrisa lozana
funde la esencia de vida,
bondadosa y sin medida
con el brío cotidiano,
nos tiende el alma en su mano
con el amor que convida.
 
 
 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre