Audacia y fantasía


Arrebola la pasión su fantasía
en el eco detonante del otoño,
cuando el viento caprichoso en sus antojos
acaricia levantiscas melodías.
 
Arrebata la ocasión densas neblinas
que humedecen desenfados peligrosos,
aferrándose al misterio del tesoro
 y al primor de la razón que no agoniza.
 
Viste el rojo seductor sus osadías
libertino y desbordante en cada soplo,
mientras goza el regocijo majestuoso
el danzar de la esperanza consentida.
 
Delicado es el azar en sus albricias
tremolando el rosicler con alborozo,
cuando el viento en su fortuna con arrojo
 precipita con audacia la osadía.
 
 
 




Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas