Y siente el despertar



En tanto la esperanza va perpleja

mirando en el ocaso su desdicha,

se siente vulnerable, convencida

del trágico quebranto de la espera.

Y es hondo el sinsabor de la pereza

pues siente que el candil solo se apaga,

requiere del poder de la algazara

que prenda el optimismo, el alborozo,

la fuerza del amor junto al asombro

que vibra victorioso en su confianza.


Intensa la verdad que no socava

que aúna voluntades entre anhelos,

vertiendo el surtidor que en el progreso

revela su esplendor en la alborada.

Y siente el despertar de la mañana

que trina en el adagio del silencio,

tornando su misión en sortilegio

que invita a la emoción que se enternece,

fijando la mirada que insurgente

invita en su vigor al desempeño.


Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza