Con sus grandes desafíos

 Invita en su vigor al desempeño

la vida con sus grandes desafíos,

mirífica nos deja el albedrío

y osada nos entrega su universo.

Sutil complicidad en cada intento

que trata de inspirar en la alborada,

nos brinda en la caricia más cercana

el hálito que besa y emociona,

trayendo el rosicler en cada aurora

la musa que susurra sus palabras.


La musa que susurra sus palabras

conmueve nuestro andar sin acertijos,

descubre esa verdad que en el lirismo

despeja la mirada solitaria.

Admira la belleza desde el alma

y acude a la razón del sortilegio,

nos habla en el arrullo del silencio

con sana lealtad y sin sofismas,

dejándonos la impronta que genuina

irrumpe sin falacias ni misterios.


Irrumpe sin falacias ni misterios 

y expone realidades que conectan

la vida en su bregar sin apariencias,

que busca la humildad sin cautiverio.

Viviendo a plenitud el privilegio

de juntos superar adversidades,

se suman los anhelos vulnerables

en medio de lo críptico y oscuro,

sanando con su espíritu profundo

aquello que lacera los instantes.

Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre