Bendiciendo lo sagrado



Y la luz  cubrió los campos.
los senderos y rincones,
las vigilias, los salones,
horizontes y quebrantos.
Y también cubrió el ocaso
lo engalanó opalescente,
gozoso entre los placeres
del júbilo y la concordia,
la verdad que hace la historia
en la paz se hizo presente.

Y consagró a los humildes
con lo genuino del alma,
dio cotejo a la palabra
multiplicando sentires.
Acarició lo imposible
con el poder del milagro,
sin avaricias ni embargos
puso nombre a la belleza
que en espíritu se entrega
bendiciendo lo sagrado.



Comentarios

Entradas Populares

Si estás cerca.

Te visito en mis Sueños

Siempre oportuna (Jotabé)

Alcanzando estrellas