Aún abraza su quimera



La memoria que se graba en la conciencia
es la astuta remembranza sin remedio,
quien impuso entre sus lágrimas el tedio
y el dolor por tan brutal indiferencia.

Desleal tu proceder, tu negligencia,
el capricho del engaño y del asedio,
congeniaron sus falacias en el predio
defendiendo tu accionar con vehemencia.

Más no juzgo ni al azar ni a la imprudencia,
yo entregué mi corazón, mi vida entera
y el decoro del hacer desde su esencia.

 Y aún  espero en esa fría primavera,
pues el verso evidenció la confidencia
con el alma que aún abraza su quimera.



Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre