La mirada en el delirio


Asumo este dolor inexplicable
que agita la mirada en el delirio.
Se encierra en su muralla miserable
la pena agazapada del martirio.

Es triste y doloroso el desatino
inmerso en agónica apoteosis,
se aleja de lo recto del camino
temiendo a la total metamorfosis. 

Yo sé que enajenado se desnuda
el bárbaro cincel en su apogeo
tallando la aflicción que no se muda.

En tanto ha suspirado el balbuceo
de aquel que en la verdad siempre se escuda
y enfrenta la obsesión del fariseo.




Comentarios

Entradas Populares

Esperemos el revuelo

Señora adversidad

Me sorprendes... cuando vago

Siempre oportuna (Jotabé)