Vuelve la luz irisada

 Un encuentro inesperado
me regala su ternura,
emprendiendo la aventura
cuando todo ha comenzado.
Ya no es un sueño anhelado
y temprano en la mañana,
gorjeando va a la ventana
para trinar su alegría,
derramando melodía
junto a la musa artesana.

Vuelve la luz irisada
con sus diáfanos colores,
pinceles conquistadores
destellan en la alborada.
Se dispone acicalada
el alba en su romería,
ya no es solo una utopía
ni tampoco una quimera,
es la algazara sincera
del primor y la ambrosía.




 

Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza