Más que milagros



Y llegar imprevisibles al ocaso
con la luz del corazón como almenara,
sin rencores ni egoísmos, sin venganzas,
para hacer de nuestro andar más que milagros.

Encender con la mirada el pensamiento
con la chispa del hacer en las palabras,
revirtiendo la obsesión desesperada
en candil insospechado de renuevos. 

Distinguir el horizonte desde adentro
con el brío del amor en cada carga,
vislumbrando la emoción de la esperanza
si comulgan alma y vida en cada intento.

Mientras tanto sorprendente, apasionado,
el desvelo se deslumbra con la magia
del travieso rosicler que en su elegancia,
nos revela lo inaudito de su encanto.





Comentarios

Entradas Populares

De la mano del tiempo

Quiero escribir tu nombre.

Con tu esencia solidaria

Inquieta musa