Sin renunciar a la aurora

Sin renunciar a la aurora


A vencer los espejismos sin renunciar a la aurora,
en medio de la agonía rosicleres se acongojan,
en amalgamas de escombros y en penosos laberintos
marchan siniestras las sombras de terror y de alaridos,
lapidando las heridas con su rabia destructora.

Va el fanático con garras rapiñando la esperanza,
es el odio la primicia que enmudece y que amenaza,
es quien lacera la vida, quien impone el cruel castigo,
quien de la luz siente fobia y ensombrece los caminos
como el bárbaro que acosa sembrando la desconfianza.

El dolor se multiplica, se condensa en el martirio
y las almas van penando ante el crudo sacrificio,
no es la holganza que se espera amotinada de anhelos
es la muerte quien acecha con absurdo desenfreno,
mientras la sangre alimenta el más sórdido delirio.




Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza