Anhelos de Noviembre



Prendido está el aroma de anhelos de Noviembre
condensa una algarada de sueños y quimeras,
senderos alcanzables no importan las fronteras
presumen la sublime obsesión de sus placeres.
Prendida la fragancia de lirios y jazmines,
de pétalos de rosas cayendo suavemente
mecidas por el viento otoñal que de repente,
regala un sortilegio de acordes increíbles. 

Y en tanto hay entresijos que guardan tantas cosas,
ilusos desatinos, acequias y desvelos,
caminos desafiando inútiles modelos
fluyendo en la algazara vital de la victoria. 
Pudo impregnarse el gozo del alma en el silencio
y al agitarse toda supo esculpir su esencia
la táctica adorable de amar la confidencia
cual genuino horizonte que enlaza nuestro cielo.                                                                                                                                                                                     

La lluvia melodiosa, intensa y cristalina
reclama el señorío por valles y riberas,
hilvanan pinceladas las verdes primaveras
mientras tanto el ocaso atrevido se inspira.
El húmedo remanso bendice los cipreses
matiza el gris entorno con su alfombra bermeja
y el rocío de plata su filigrana deja,
prendido del aroma de anhelos de Noviembre.





Comentarios

Entradas Populares

Volverás entre versos

Prefiero mi verdad

Alucinan golondrinas en la aurora

Se me ha escapado un ángel.