Sin tregua



Y allí empezó sin tregua la amarga despedida
de abismos intrigantes, quebranto y confusión,
vertió el ayer callado su lágrima escondida
tratando desde el alma sanar tanta obsesión.

Silencio aquilatado consterna estrepitoso,
visiones y espejismos esculpen el dolor,
 estalla lastimero tan frágil y angustioso
buscando en otro cielo la euforia del amor.

Impetra sofocante mi verso al embustero,
implora vehemente que cese el desamor
e inspira el fiel testigo crucial del escudero
que estrumpe con su adarga venciendo el estupor.

Atávico un anhelo genuino desde el alma
libera su atadura y enfrenta el desafío.
Quizás con el denuedo vital llegue la calma 
que anulen oquedades nefastas del hastío.









Comentarios

Entradas Populares

Paloma, quimera, desvelo

Prefiero mi verdad

No hay regreso al pasado

Amigo confidente en la plegaria