Llegó


Llegó con el vaivén de la esperanza
tan lleno de ilusiones sin sosiego,
soñando abrir las alas del repliego
y hacer de su misión la fiel alianza.
 
Trocó su corazón en añoranza
cargando con su yugo en cada ruego,
llegó al andar sin miedo y sin apego
haciendo del versar su propia lanza.
 
Poeta peregrino que arrebata
luceros en las noches sin estrellas
y esparce con su luz verbo genuino.
 
Contempla en los azares el camino,
vislumbra un verso nuevo en las querellas
y esplende el optimismo que aquilata.
 
 
 
 
 
 

Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas