Estás aquí




Estás aquí surtidor de la niebla
en el arcén  azaroso y fortuito,
con la adustez del silencio maldito
soplo casual en la densa tiniebla .

Estás aquí cual extraño adventicio
en el caudal de la pena inconforme,
ocasional peregrino disforme
cual ansiedad  ponderada en suplicio.

La adversidad fatigada lacera,
sabe azotar con la cruel desventura
si el infortunio en tragedia apresura,
la soledad cual bohemia viajera.

Nota sutil de añoranza y ausencia
en la orfandad del temible destierro,
si estás aquí cortejando el encierro
con la maldad de la infausta demencia.



Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas