Y prefieres confundir



¿Por qué pretendes arruinar lo que es eterno,
censurar lo que es genuino y sin trastiendas, 
confinar las realidades entre rejas 
y angustiar el corazón con tus excesos?

¿Por qué el placer de lacerar lo que es supremo
y aniquilas lo sagrado entre mil sombras?
Tú te escudas tras mentiras, tras zozobras
y  hasta encierras la verdad cual carcelero.

Alimentas tu crueldad con desenfreno,
te paseas con total altanería.
¿Es que acaso no agradeces a la vida
por aquello que te dio sin merecerlo?

Y prefieres confundir hasta el silencio,
vituperas la falacia con descaro,
te aprovechas del chantaje intencionado
lastimando lo sublime de los tiempos.






Comentarios

Entradas Populares

Con su ejemplo

Más allá de promesas.

Paloma, quimera, desvelo

Décimas a mi padre