Seguir amando la vida (Tercerillas)


Animando primaveras
a pesar del desencanto,
se bendicen las esperas.

Arúspice en el encanto
de alimentar la esperanza,
tras superar el quebranto.

No castiga a la añoranza
porque en ella se alimentan
alma y pluma en fiel alianza.

Sentires se complementan
tejiendo su fantasía,
pero jamás se amedrentan.

Pues describen la agonía
o el hechizo del desvelo
cual sublime melodía.

Consciente va en el revuelo
la inspiración que no olvida,
el trascender hasta el cielo.

Aunque alguna nota herida
confabule en el silencio:
¡seguirá amando la vida!

Y mirará al universo
con la visión que agradece,
ese amor que permanece
indemne ante lo perverso.



Comentarios

Entradas Populares

Volverás entre versos

Prefiero mi verdad

Alucinan golondrinas en la aurora

Se me ha escapado un ángel.