Solo fue una quimera



Sólo fue una quimera,
entresijo de osadas esperanzas
y el trinar de un arpegio 
perdido entre el adiós y la tristeza.
Y me aferro al recuerdo,
al canto del sinsonte en la vereda,
a la historia lejana
y al gozo embriagador de la inocencia.
Sólo fue una promesa
el guiño encantador que no se esconde,
                              vehemente capricho                                    
ansiando alimentar sus indolencias.            

Sólo fue una quimera
el eco del ayer sin más justicia,
la ignorante falacia
plegada de inusuales primaveras. 
¿Cómo pudo el engaño
hacer de la verdad su marioneta,
condensar la venganza
y atar al corazón entre cadenas?
Sólo fue una promesa,
la ilusa sensación de una caricia,
 el fatal espejismo
de enigmas que quedaron sin respuestas.










Comentarios

Entradas Populares

Esperemos el revuelo

Señora adversidad

Me sorprendes... cuando vago

Siempre oportuna (Jotabé)