Un oasis nacerá



Tus zafiros encerrados con cerrojos
libraremos del osado desconcierto,
de azaleas vestiremos el desierto
y un oasis nacerá sin más abrojos.

Los geranios brillarań entre sonrojos
y con orlas de azucenas nuestro injerto, 
dará rienda de emoción sin desacierto
porque un sueño ha trascendido sus herrojos.

En el arca del amor vive el desvelo
y el sublime surtidor de la ambrosía
que hermetizan los idilios imborrables.

Y no hay reja ni entrenudo en este anhelo
que detenga a la sublime poesía,
ni al elixir de unos sueños inefables.




Comentarios

Entradas Populares

Congratula a la esperanza

El pincel y la rosa.

Esperemos el revuelo

Auroras desveladas