Entre huellas


Al sueño no le niegues la sorpresa
de verte sin penumbras ni espejismos,
si acaso en la obsesión de mi delirio
augura la pasión sin penitencias.
Perpetua y lacerada va la rosa
sangrando ante el dolor de aquella herida,
punzante ante la absurda despedida
bohemia se inmolaba nuestra historia.
Al beso no le niegues lo sublime
la entrega de lo iluso en el silencio,
si acaso fue el crepúsculo discreto
testigo del ocaso irreversible.
Colgando lleva el alba sus quimeras,
presume rosicleres atrevidos
de tórridos instantes encendidos
que esplenden vehementes entre huellas.

Comentarios

  1. Entre quimeras nos desnudamos y ofrecemos nuestras alas al amanecer de las flores.

    Un abrazo.
    Gracias. Bello blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza