Acarician el mañana

 

Lo que aspira el corazón sin más fronteras

en el vasto rosicler cuando amanece,

multiplica la esperanza, no perece

y fecunda las más plenas primaveras.

 

Es tan fértil la verdad que no traiciona

que arremete con su osada lozanía,

se cuestiona en la constante rebeldía

mientras sabe del hacer que conmociona.

 

Y adelante va la fuerza que se inspira

en la sabia gratitud que me acompaña,

mientras besa cada instante de mi lira.

 

Mis desvelos acarician el mañana

y se aferran a esa luz que ya conspira

con el cénit del amor que nunca engaña. 

 

 


 


Comentarios

Entradas Populares

Décimas a mi padre

Paloma, quimera, desvelo

Como Tantas Veces

Congratula a la esperanza